17 en Bogota

La Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal (Acrónimo EMECU o EME de la CU),   es una institución Sin Animo de Lucro, fundada en 1911 por Joaquín Trincado Mateo (1866-1935), cuyo objetivo es el estudio de las doctrinas que propuso él mismo; de hecho la EME de la CU es su cuerpo de doctrinas compendiado en 14 obras autoría de su fundador, las cuales ni buscan reemplazar la biblia, ni cualquiera de sus similares, sino constituir una base para el estudio perpetuo, a través de análisis objetivo, racional de la filosofía del «Espiritismo Luz y Verdad» para usufructo de la humanidad.

La obra de Joaquin Trincado tiene especial trascendencia por cuanto se propuso a rescatar el Espiritismo de la situación de absurda pobreza y raquitismo intelectual en la cual se encontraba, formulándola como una doctrina y singularizándola con el nombre de “Espiritismo Luz y Verdad”.
Esta amplia y completa visión, tanto como profunda convicción de estos principios, lleva a Joaquín Trincado Mateo a fundar 183 aulas (o Cátedras) al momento de su fallecimiento (desencarnación, en el léxico espiritista). Establece también y reglamenta Colonias Comunales, de las cuales “los Libertadores”, “Los Franciscos” y “Colonia Jaime” en Argentina constituyeron un vivo ejemplo de la fuerza y eficiencia de estas doctrinas para resolver la problemática mundial. Enfocado a esto ultimo, Joaquín Trincado, funda la Unión Hispano-Américo-Oceánica, UHAO, en procura de la paz y fraternización de los pueblos hispanos, la cual es firmada el 12 de Octubre de 1921, expresando: “Nuestro alto fin y pensamiento es hacer de todo el mundo una sola familia, con un solo principio y una sola ley”.

Para tal propósito sentó axiomas como: “La existencia de un único creador”; “La existencia e inmortalidad del Espíritu”; “La necesidad de la reencarnación para alcanzar el progreso”; postulo que los mundos son infinitos y el espíritu ha de habitarlos en unión de un alma y un cuerpo, siendo el espíritu primero de esta trinidad y el Creador secundario de las demás formas vivientes, asegurando que “la vida es Eterna y Continuada”.

La EMECU, según su filosofía es la continuadora de la Escuela de los Hesenicos, la cual fue fundada por Moisés, quien entrega sus secretos numerados del 1 al 14, en forma de figura geométrica, lo cual fue llamado “Kábala Secreta”, con el fin de que los detractores, especuladores y espiritualistas no descubrieran estos conocimientos, y al no comprender el significado de estas figuras, les dieran interpretaciones caprichosas, que sus intereses y perspectivas les inspiraran, buscando en ellos lo sobre-natural, el milagro, el super-hombre de Nietzsche. Tales conocimientos postulaban la no existencia del super-hombre, sino del hombre; ni el milagro sino la ciencia y la nesciencia; ni lo sobrenatural, sino la naturaleza: Todo regido por la Ley Universal del Creador, cuyo ejecutor único es el espíritu en su vida eterna y continuada.
La Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal, seguiría la pauta de estos principios, pero ejecutando ya todo lo que fue encerrado en números y figuras, que ya no son ni misterios ni secretos, más que para la ignorancia y la perversidad: para los religiosos y espiritualistas.

La EME de la CU (EMECU o Escuela) busca aclarar todos esos conocimientos basada en axiomas filosóficos austeros, regida por sus estatutos civiles de cada nación y conforme a las constituciones y leyes de los países, cumpliéndolas, en todo lo que no se oponga al libre pensamiento, porque ningún código ni ley puede poner trabas la facultad propia e inalienable de cada hombre de pensar.

La EME de la CU (EMECU o Escuela) es cultural y de enseñanza filosófica, conforme a una “Filosofía Austera Racional”, que abarca todos los conocimientos humanos; y con ayuda de los Libros que componen la Escuela, pasa de los conocimientos humanos o ciencias positivas, entrando en la esencia del espíritu; la cual por solidaridad universal del espíritu, su consecuencia es un espiritismo filosófico; por tanto, el “Espiritismo Luz y Verdad”, es lo que la Escuela sostiene, abarca, defiende y complementando la ciencia y cumpliendo con las leyes y constituciones ; si bien dando puntadas y principios de reforma de las mismas hacia un mayor progreso, buscando la paz y la fraternidad humana, sin distinción de clases, razas, pueblos o naciones, teniendo en cuenta que en el mundo solo hay hombres y mujeres.

La Escuela cambia la concepción alrededor de las ciencias y artes, y demuestra que son hijas del espiritismo, por cuanto llena los vacios de la filosofía y la metafísica, al confirmar la existencia del espíritu como fundamento indispensable de la vida. Establece una tabla de valores con infinitos grados que se deben acrecentar y ubicar a través de catorce economías (Las cuales son explicadas con precisión en la doctrina). Difunde la más elevada política social fundamentada en la fraternidad y en el amor como base del camino eterno hacia la sabiduría. Este orden de aspectos defiende el trabajo productivo; condena la propiedad privada, las fronteras y atavismos de todo tipo, el sostenimiento y el gobierno de las castas.

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.