20 en Bogota

Iniciando por la definición de los términos y de lo que estos nos sugieren, he encontrado que Pascua solía ser definida como una fiesta solemne de los hebreos, por la liberación del pueblo israelita, tradición la cual fue cambiada por la iglesia Católica por la resurrección del «Señor».

Con este fundamento, ya podremos analizar el marco sobre el cual se comprende lo que implica el término de la pascua. En nuestro caso en particular, la Pascua de la Libertad, la cual fue reconocida a partir del 5º de Abril de 1912, fecha que corresponde al primer día del séptimo día, pascua de la resurrección del espíritu, libertad del pensamiento y de la libertad del hombre.

Esta pascua se encuentra explicada y ampliada en el libro «Código de Amor Universal», del cual se resaltan los siguientes aspectos:

– En relación a las Fiestas Universales, el Capitulo doce, en su prefacio nos dice: “los sentimientos del corazón, la tranquilidad de conciencia, la alegría general del espíritu, se demuestra en las grandes fiestas de los pueblos, esto no solo es de la tierra, lo he visto con frecuencia en los mundos de dicha”… y dado que todos somos la voluntad del padre, nos solazamos en nuestras fiestas.»

Así, las fiestas, también son un descanso del trabajo. Si bien, las fiestas anteriormente fueron una vanagloria momentánea que venció al desvalido dándole migajas y ganándole en la guerra. Menos mal que todo esto ya es historia, que ya todos hemos pasado en espíritu y materia, de lo cual nos alegramos de haber vencido.
Y hemos vencido porque hemos pasado los seis días de trabajo, que más bien fueron seis días de esclavitud de nuestra propia ignorancia.

Los nombres de nuestros maestros jamás serán olvidados, no los olvidaremos nosotros y quedaran plasmados en la historia. Por ejemplo, en Neptuno son recordados los maestros que vinieron a «Hispania», y los de aquí fueron o van a los mundos donde fueron expulsados nuestros hermanos.

La fiesta máxima todo lo encierra”, y dentro de esta fiesta máxima están todas las pascuas del séptimo día. Son muchos eventos que se resaltan, los cuales si repasamos nuestras historias, encontramos maestros como Abraham dando un testamento de alianza entre el creador y los hombres, anunciando la justicia y la paz; como olvidar a moisés que da su primera pascua dando la ley escrita y como olvidar al protesta Jesús dando su pascua de amor y libertad del pensamiento lo cual nos ocupa hoy.

¿Cómo olvidar la reina del amor que ha dado la existencia muchas veces a los misioneros?, y ¿cómo olvidar al maestro de los maestros que el día del juicio final nos llevó ante nuestro padre para empezar nuestro séptimo día?.

Esas felicitaciones y bienes de la humanidad tienen que agradecerse en estas fiestas, o pascuas históricas, las cuales están establecidas en el Código. Estas pascuas significativas están reflejadas en las ciencias, en las industrias, en la belleza, en la maravilla de las flores, en las juventudes, en los canticos armoniosos, en la música, en los niños y en las madres.

En el artículo 31 de la ley fundamental del Código se establece cuando y como se deben celebrar las fiestas y pascuas, como la de la Libertad, en el Art. 22, días 3, 4 y 5 de diciembre.

«Día 3: En ese día desfilaran opresores y oprimidos o esclavos en el recuerdo de aquellos tiempos y detrás desfilaran grupos de misioneros de la libertad. Como aquí no hacemos estas representaciones, hagámoslo en nuestras casas, pero al final de esta reunión esperen una regalía.

Día 4. Representaciones escénicas a cargo del consejo, en los cuales habrá himnos matutinos, coros, bandas y danzas libres por las calles, entre otras actividades.

Día 5. En este día desfilaran las madres con sus hijos de pecho, habrán coros de jóvenes con coronas de flores que rodearan a una madre, la mas fecunda de la cuidad, y cantaran himnos alusivos a la Maestra María de Nazareth, terminando con un canto a Jesús…

En el artículo 24 se establece que las iluminaciones es el complemento de todas las fiestas y ellos representan la participación de Eloí.”Iniciando por la definición de los términos y de lo que estos nos sugieren, he encontrado que Pascua solía ser definida como una fiesta solemne de los hebreos, por la liberación del pueblo israelita, tradición la cual fue cambiada por la iglesia Católica por la resurrección del «Señor».

Con este fundamento, ya podremos analizar el marco sobre el cual se comprende lo que implica el término de la pascua. En nuestro caso en particular, la Pascua de la Libertad, la cual fue reconocida a partir del 5º de Abril de 1912, fecha que corresponde al primer día del séptimo día, pascua de la resurrección del espíritu, libertad del pensamiento y de la libertad del hombre.

Esta pascua se encuentra explicada y ampliada en el libro «Código de Amor Universal», del cual se resaltan los siguientes aspectos:

– En relación a las Fiestas Universales, el Capitulo doce, en su prefacio nos dice: “los sentimientos del corazón, la tranquilidad de conciencia, la alegría general del espíritu, se demuestra en las grandes fiestas de los pueblos, esto no solo es de la tierra, lo he visto con frecuencia en los mundos de dicha”… y dado que todos somos la voluntad del padre, nos solazamos en nuestras fiestas.»

Así, las fiestas, también son un descanso del trabajo. Si bien, las fiestas anteriormente fueron una vanagloria momentánea que venció al desvalido dándole migajas y ganándole en la guerra. Menos mal que todo esto ya es historia, que ya todos hemos pasado en espíritu y materia, de lo cual nos alegramos de haber vencido.
Y hemos vencido porque hemos pasado los seis días de trabajo, que más bien fueron seis días de esclavitud de nuestra propia ignorancia.

Los nombres de nuestros maestros jamás serán olvidados, no los olvidaremos nosotros y quedaran plasmados en la historia. Por ejemplo, en Neptuno son recordados los maestros que vinieron a «Hispania», y los de aquí fueron o van a los mundos donde fueron expulsados nuestros hermanos.

La fiesta máxima todo lo encierra”, y dentro de esta fiesta máxima están todas las pascuas del séptimo día. Son muchos eventos que se resaltan, los cuales si repasamos nuestras historias, encontramos maestros como Abraham dando un testamento de alianza entre el creador y los hombres, anunciando la justicia y la paz; como olvidar a moisés que da su primera pascua dando la ley escrita y como olvidar al protesta Jesús dando su pascua de amor y libertad del pensamiento lo cual nos ocupa hoy.

¿Cómo olvidar la reina del amor que ha dado la existencia muchas veces a los misioneros?, y ¿cómo olvidar al maestro de los maestros que el día del juicio final nos llevó ante nuestro padre para empezar nuestro séptimo día?.

Esas felicitaciones y bienes de la humanidad tienen que agradecerse en estas fiestas, o pascuas históricas, las cuales están establecidas en el Código. Estas pascuas significativas están reflejadas en las ciencias, en las industrias, en la belleza, en la maravilla de las flores, en las juventudes, en los canticos armoniosos, en la música, en los niños y en las madres.

En el artículo 31 de la ley fundamental del Código se establece cuando y como se deben celebrar las fiestas y pascuas, como la de la Libertad, en el Art. 22, días 3, 4 y 5 de diciembre.

«Día 3: En ese día desfilaran opresores y oprimidos o esclavos en el recuerdo de aquellos tiempos y detrás desfilaran grupos de misioneros de la libertad. Como aquí no hacemos estas representaciones, hagámoslo en nuestras casas, pero al final de esta reunión esperen una regalía.

Día 4. Representaciones escénicas a cargo del consejo, en los cuales habrá himnos matutinos, coros, bandas y danzas libres por las calles, entre otras actividades.

Día 5. En este día desfilaran las madres con sus hijos de pecho, habrán coros de jóvenes con coronas de flores que rodearan a una madre, la mas fecunda de la cuidad, y cantaran himnos alusivos a la Maestra María de Nazareth, terminando con un canto a Jesús…

En el artículo 24 se establece que las iluminaciones es el complemento de todas las fiestas y ellos representan la participación de Eloí.”

Iniciando por la definición de los términos y de lo que estos nos sugieren, he encontrado que Pascua solía ser definida como una fiesta solemne de los hebreos, por la liberación del pueblo israelita, tradición la cual fue cambiada por la iglesia Católica por la resurrección del «Señor».

Con este fundamento, ya podremos analizar el marco sobre el cual se comprende lo que implica el término de la pascua. En nuestro caso en particular, la Pascua de la Libertad, la cual fue reconocida a partir del 5º de Abril de 1912, fecha que corresponde al primer día del séptimo día, pascua de la resurrección del espíritu, libertad del pensamiento y de la libertad del hombre.

Esta pascua se encuentra explicada y ampliada en el libro «Código de Amor Universal», del cual se resaltan los siguientes aspectos:

– En relación a las Fiestas Universales, el Capitulo doce, en su prefacio nos dice: “los sentimientos del corazón, la tranquilidad de conciencia, la alegría general del espíritu, se demuestra en las grandes fiestas de los pueblos, esto no solo es de la tierra, lo he visto con frecuencia en los mundos de dicha”… y dado que todos somos la voluntad del padre, nos solazamos en nuestras fiestas.»

Así, las fiestas, también son un descanso del trabajo. Si bien, las fiestas anteriormente fueron una vanagloria momentánea que venció al desvalido dándole migajas y ganándole en la guerra. Menos mal que todo esto ya es historia, que ya todos hemos pasado en espíritu y materia, de lo cual nos alegramos de haber vencido.
Y hemos vencido porque hemos pasado los seis días de trabajo, que más bien fueron seis días de esclavitud de nuestra propia ignorancia.

Los nombres de nuestros maestros jamás serán olvidados, no los olvidaremos nosotros y quedaran plasmados en la historia. Por ejemplo, en Neptuno son recordados los maestros que vinieron a «Hispania», y los de aquí fueron o van a los mundos donde fueron expulsados nuestros hermanos.

La fiesta máxima todo lo encierra”, y dentro de esta fiesta máxima están todas las pascuas del séptimo día. Son muchos eventos que se resaltan, los cuales si repasamos nuestras historias, encontramos maestros como Abraham dando un testamento de alianza entre el creador y los hombres, anunciando la justicia y la paz; como olvidar a moisés que da su primera pascua dando la ley escrita y como olvidar al protesta Jesús dando su pascua de amor y libertad del pensamiento lo cual nos ocupa hoy.

¿Cómo olvidar la reina del amor que ha dado la existencia muchas veces a los misioneros?, y ¿cómo olvidar al maestro de los maestros que el día del juicio final nos llevó ante nuestro padre para empezar nuestro séptimo día?.

Esas felicitaciones y bienes de la humanidad tienen que agradecerse en estas fiestas, o pascuas históricas, las cuales están establecidas en el Código. Estas pascuas significativas están reflejadas en las ciencias, en las industrias, en la belleza, en la maravilla de las flores, en las juventudes, en los canticos armoniosos, en la música, en los niños y en las madres.

En el artículo 31 de la ley fundamental del Código se establece cuando y como se deben celebrar las fiestas y pascuas, como la de la Libertad, en el Art. 22, días 3, 4 y 5 de diciembre.

«Día 3: En ese día desfilaran opresores y oprimidos o esclavos en el recuerdo de aquellos tiempos y detrás desfilaran grupos de misioneros de la libertad. Como aquí no hacemos estas representaciones, hagámoslo en nuestras casas, pero al final de esta reunión esperen una regalía.

Día 4. Representaciones escénicas a cargo del consejo, en los cuales habrá himnos matutinos, coros, bandas y danzas libres por las calles, entre otras actividades.

Día 5. En este día desfilaran las madres con sus hijos de pecho, habrán coros de jóvenes con coronas de flores que rodearan a una madre, la mas fecunda de la cuidad, y cantaran himnos alusivos a la Maestra María de Nazareth, terminando con un canto a Jesús…

En el artículo 24 se establece que las iluminaciones es el complemento de todas las fiestas y ellos representan la participación de Eloí.”

Iniciando por la definición de los términos y de lo que estos nos sugieren, he encontrado que Pascua solía ser definida como una fiesta solemne de los hebreos, por la liberación del pueblo israelita, tradición la cual fue cambiada por la iglesia Católica por la resurrección del «Señor».

Con este fundamento, ya podremos analizar el marco sobre el cual se comprende lo que implica el término de la pascua. En nuestro caso en particular, la Pascua de la Libertad, la cual fue reconocida a partir del 5º de Abril de 1912, fecha que corresponde al primer día del séptimo día, pascua de la resurrección del espíritu, libertad del pensamiento y de la libertad del hombre.

Esta pascua se encuentra explicada y ampliada en el libro «Código de Amor Universal», del cual se resaltan los siguientes aspectos:

– En relación a las Fiestas Universales, el Capitulo doce, en su prefacio nos dice: “los sentimientos del corazón, la tranquilidad de conciencia, la alegría general del espíritu, se demuestra en las grandes fiestas de los pueblos, esto no solo es de la tierra, lo he visto con frecuencia en los mundos de dicha”… y dado que todos somos la voluntad del padre, nos solazamos en nuestras fiestas.»

Así, las fiestas, también son un descanso del trabajo. Si bien, las fiestas anteriormente fueron una vanagloria momentánea que venció al desvalido dándole migajas y ganándole en la guerra. Menos mal que todo esto ya es historia, que ya todos hemos pasado en espíritu y materia, de lo cual nos alegramos de haber vencido.
Y hemos vencido porque hemos pasado los seis días de trabajo, que más bien fueron seis días de esclavitud de nuestra propia ignorancia.

Los nombres de nuestros maestros jamás serán olvidados, no los olvidaremos nosotros y quedaran plasmados en la historia. Por ejemplo, en Neptuno son recordados los maestros que vinieron a «Hispania», y los de aquí fueron o van a los mundos donde fueron expulsados nuestros hermanos.

La fiesta máxima todo lo encierra”, y dentro de esta fiesta máxima están todas las pascuas del séptimo día. Son muchos eventos que se resaltan, los cuales si repasamos nuestras historias, encontramos maestros como Abraham dando un testamento de alianza entre el creador y los hombres, anunciando la justicia y la paz; como olvidar a moisés que da su primera pascua dando la ley escrita y como olvidar al protesta Jesús dando su pascua de amor y libertad del pensamiento lo cual nos ocupa hoy.

¿Cómo olvidar la reina del amor que ha dado la existencia muchas veces a los misioneros?, y ¿cómo olvidar al maestro de los maestros que el día del juicio final nos llevó ante nuestro padre para empezar nuestro séptimo día?.

Esas felicitaciones y bienes de la humanidad tienen que agradecerse en estas fiestas, o pascuas históricas, las cuales están establecidas en el Código. Estas pascuas significativas están reflejadas en las ciencias, en las industrias, en la belleza, en la maravilla de las flores, en las juventudes, en los canticos armoniosos, en la música, en los niños y en las madres.

En el artículo 31 de la ley fundamental del Código se establece cuando y como se deben celebrar las fiestas y pascuas, como la de la Libertad, en el Art. 22, días 3, 4 y 5 de diciembre.

«Día 3: En ese día desfilaran opresores y oprimidos o esclavos en el recuerdo de aquellos tiempos y detrás desfilaran grupos de misioneros de la libertad. Como aquí no hacemos estas representaciones, hagámoslo en nuestras casas, pero al final de esta reunión esperen una regalía.

Día 4. Representaciones escénicas a cargo del consejo, en los cuales habrá himnos matutinos, coros, bandas y danzas libres por las calles, entre otras actividades.

Día 5. En este día desfilaran las madres con sus hijos de pecho, habrán coros de jóvenes con coronas de flores que rodearan a una madre, la mas fecunda de la cuidad, y cantaran himnos alusivos a la Maestra María de Nazareth, terminando con un canto a Jesús…

En el artículo 24 se establece que las iluminaciones es el complemento de todas las fiestas y ellos representan la participación de Eloí.”Iniciando por la definición de los términos y de lo que estos nos sugieren, he encontrado que Pascua solía ser definida como una fiesta solemne de los hebreos, por la liberación del pueblo israelita, tradición la cual fue cambiada por la iglesia Católica por la resurrección del «Señor».

Con este fundamento, ya podremos analizar el marco sobre el cual se comprende lo que implica el término de la pascua. En nuestro caso en particular, la Pascua de la Libertad, la cual fue reconocida a partir del 5º de Abril de 1912, fecha que corresponde al primer día del séptimo día, pascua de la resurrección del espíritu, libertad del pensamiento y de la libertad del hombre.

Esta pascua se encuentra explicada y ampliada en el libro «Código de Amor Universal», del cual se resaltan los siguientes aspectos:

– En relación a las Fiestas Universales, el Capitulo doce, en su prefacio nos dice: “los sentimientos del corazón, la tranquilidad de conciencia, la alegría general del espíritu, se demuestra en las grandes fiestas de los pueblos, esto no solo es de la tierra, lo he visto con frecuencia en los mundos de dicha”… y dado que todos somos la voluntad del padre, nos solazamos en nuestras fiestas.»

Así, las fiestas, también son un descanso del trabajo. Si bien, las fiestas anteriormente fueron una vanagloria momentánea que venció al desvalido dándole migajas y ganándole en la guerra. Menos mal que todo esto ya es historia, que ya todos hemos pasado en espíritu y materia, de lo cual nos alegramos de haber vencido.
Y hemos vencido porque hemos pasado los seis días de trabajo, que más bien fueron seis días de esclavitud de nuestra propia ignorancia.

Los nombres de nuestros maestros jamás serán olvidados, no los olvidaremos nosotros y quedaran plasmados en la historia. Por ejemplo, en Neptuno son recordados los maestros que vinieron a «Hispania», y los de aquí fueron o van a los mundos donde fueron expulsados nuestros hermanos.

La fiesta máxima todo lo encierra”, y dentro de esta fiesta máxima están todas las pascuas del séptimo día. Son muchos eventos que se resaltan, los cuales si repasamos nuestras historias, encontramos maestros como Abraham dando un testamento de alianza entre el creador y los hombres, anunciando la justicia y la paz; como olvidar a moisés que da su primera pascua dando la ley escrita y como olvidar al protesta Jesús dando su pascua de amor y libertad del pensamiento lo cual nos ocupa hoy.

¿Cómo olvidar la reina del amor que ha dado la existencia muchas veces a los misioneros?, y ¿cómo olvidar al maestro de los maestros que el día del juicio final nos llevó ante nuestro padre para empezar nuestro séptimo día?.

Esas felicitaciones y bienes de la humanidad tienen que agradecerse en estas fiestas, o pascuas históricas, las cuales están establecidas en el Código. Estas pascuas significativas están reflejadas en las ciencias, en las industrias, en la belleza, en la maravilla de las flores, en las juventudes, en los canticos armoniosos, en la música, en los niños y en las madres.

En el artículo 31 de la ley fundamental del Código se establece cuando y como se deben celebrar las fiestas y pascuas, como la de la Libertad, en el Art. 22, días 3, 4 y 5 de diciembre.

«Día 3: En ese día desfilaran opresores y oprimidos o esclavos en el recuerdo de aquellos tiempos y detrás desfilaran grupos de misioneros de la libertad. Como aquí no hacemos estas representaciones, hagámoslo en nuestras casas, pero al final de esta reunión esperen una regalía.

Día 4. Representaciones escénicas a cargo del consejo, en los cuales habrá himnos matutinos, coros, bandas y danzas libres por las calles, entre otras actividades.

Día 5. En este día desfilaran las madres con sus hijos de pecho, habrán coros de jóvenes con coronas de flores que rodearan a una madre, la mas fecunda de la cuidad, y cantaran himnos alusivos a la Maestra María de Nazareth, terminando con un canto a Jesús…

En el artículo 24 se establece que las iluminaciones es el complemento de todas las fiestas y ellos representan la participación de Eloí.”

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.