6 en Bogota

El crimen que soporta la humanidad de la tierra es debido a una mala educación, a la ignorancia y falta de conocimiento de si mismo; de esto son culpables las religiones, porque han sido y son las encargadas  de la educación moral, la cual es casi nula en las diferentes clases sociales: alta, media y baja. Algunas de las causas encontradas en el estudio podemos mencionar las siguientes:  

El arrebato, es el furor de querer ayudar a los demás haciéndose daño así mismo, pues en ese éxtasis que tiene en el alma no controlada carece del buen sentimiento y hace daño a los demás. También podemos entenderlo como el impulso descontrolado para hacer alguna cosa, con buena o mala intencionalidad sin medir sus consecuencias, permitiendo ser conducidos por los instintos.

La cólera, o ira, es un estado en que el hombre no controla sus emociones y obra sin freno y da rienda suelta a su estado de ánimo cometiendo desafueros en contra de su semejante. Este es un estado que se destaca la agresión hacia otro u otros.

La calumnia, esta es una acusación falsa, que hiere la moral de nuestros hermanos individual y colectivamente. El calumniador ocasiona un mal inconmensurable y la deuda a que se hace acreedor es difícil de pagar ante la ley divina.

El asesinato,  “Matar” alevosamente  a su hermano infringiendo el quinto mandamiento de no matar, esta es una falta  o deuda que hay que pagar, “más el dicho” si no la paga en esta existencia se paga en la próxima. “Si odias tendrás que amar y si matas con tus besos resucitarás al muerto”.

La mentira, esta está dentro del crimen como la anti tesis de lo que es el hombre, no sabe quién es, su alma está falseada y no tiene sentimiento de hombre, es un asaltador  de sí mismo, es un saltimbanqui, titiritero acróbata en la mentira.

La falsedad, esta es hermana de la mentira, siempre hace daño, es un delito inmoral porque se engaña, pues se falsea una cosa para robar. Ejemplo. La revelación dicha y sostenida por las religiones  engañando con temeridad.

El juramento, otro hermano de la mentira y la falsedad, pues se jura por conveniencia,  por falso o miedo, carece de personalidad. Se jura por “Dios” sin conocerlo o por la biblia sin analizarla. Dios no es testigo de nadie y si una cosa es cierta no hay porque jurar y peor aún es que se jura ante un juez que no conoce la ley de Amor. Como en el matrimonio, que se jura estar unidos hasta la muerte y al mes están separados; esto es jurar en vano.

La temeridad, allí opera la conciencia, si uno hace bien o mal, o sea que la conciencia lo traiciona, es falto de razón y tiene el alma vacía, no hay archivo claro y por lo tanto teme, es falto de sentimiento y moral.

El pecado, consiste en no conocer o reconocer las leyes del creador y por lo tanto peca, pero esto no es un crimen es una falta a las leyes divinas. Por ejemplo el Maestro Trincado, juró acabar las religiones condenándolas al no ser, o sea que no las calumnio: él es sabio, y el sabio no comete pecado.

Los desafíos, es una acción de ignorancia, ya que al afrontar a su hermano desconoce que en éste está el creador, por lo que está desafiando a la ley divina, por ende atenta contra sí mismo burlando la ley divina y humana, por ello es un crimen y acción malévola.

El contrabando, también es un crimen, porque atenta contra lo personal y colectivo burlando la ley, pero las aduanas son una opresión fiscal que también atenta la libertad y el libre albedrío.

El envenenamiento y los incendios, son la maldad refinada pues el crimen es un delito grave con su semejante y el pecado es el no cumplimiento de las leyes y se utiliza la ciencia que es para el bien y no para el mal, ¿De dónde se saca un veneno? Utilizando la ciencia. Cómo se hace un incendio utilizando la ciencia con maldad utilizando el fósforo.

La maldad, es un instinto animalizado y congraciado por la gente ignorante para hablar mal de su semejante y esta se vuelve un hábito mal sano, para hacer daño.  Veamos el infanticidio, este es cometido por el consciente y el inconsciente por “indefensión” de unos y la locura de otros por desconocimiento de las leyes naturales y divinas  y por animalizados  y muertos al amor. Pues se desconoce la ley de afinidad, compensación, libertad e igualdad que el Espíritu tiene impresa cuando sale del creador y que nunca hemos salido porque estamos con él y en él.

El abuso, el abuso es aquel que se emplea para seducir a otra persona y hacer acoso sexual haciendo daño, esto es criminal por la mala intención  que se hace con conciencia de causa. La cobardía, esta consiste en hacerle daño agrediendo a otra persona débil o indefensa. La cobardía no se puede confundir con el miedo para hacer una cosa. La violencia, es obligar por la fuerza al que sabe y al ignorante, para obtener ganancias a su favor dejando a otros sin pan.

La imprudencia, es ser falto de civilización que es no reconocer que el que está al frente es nuestro hermano además se mete o se presta para calumniar, es ignorante de las leyes del hombre como materia y las divinas que son del creador. En todo esto se genera el odio, la intriga por ignorancia  en sí es una perfecta religión haciendo daño por su precipitación  generando desarmonía siendo esto el 99% dañino a la humanidad con sus causas y efectos llamado crimen por la mala educación  del género humano.

Estas  16 faltas enumeradas hacen parte de las miles que se podrían enumerar que las comete el hombre por ignorancia y desconocimiento de las leyes de la creación y la procreación del hombre.

 

Jaime Torres

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.