12 en Bogota

La prostitución femenina y sus causas.  Son causas y males de la familia terrena que sufrió y sufre por los errores de las leyes civiles, nacidas y alimentadas por los prejuicios y perjuicios de los dogmas religiosos. “Causas y efectos” efectos, males y malestares, mala educación, falta de vivienda digna, mala alimentación, falta de vestido digno y falta de moral y trabajo digno.

Todo esto lo podemos ver hoy  en  la presencia de todos. Políticos en las cárceles por fraudes, por prevaricato y por falta de moral, educados en grandes y prestigiosas universidades, donde no se les enseñó que para poder estudiar es indispensable reconocer al obrero campesino, que le pone la espalda al sol. Este lo que consigue es que sea explotado, perseguido y desplazado por los enemigos del trabajo y el trabajador.

“Las causas”. El politeísmo, las creencias religiosas, los dogmas, los acaparadores y los parásitos enemigos del pueblo. Todo esto llevó a una manifestación, pedido o exigencia de las mujeres prostitutas en Canadá, México, Nicaragua, Teusigalpa y en Argentina el 12 de Agosto de 2011.

Otras causas. ¿Sabemos cuáles son nuestras deudas de existencias anteriores? ¿Sabemos cuál es   nuestro juicio destino al nacer?   Efectos, se nace en hogares desprotegidos de todo, con padres viciosos por causa de los gobiernos que no protege ni ayuda a los que lo eligieron con votos comprados, y éstos sin moral y creyentes esperando que dios nos de todo sin trabajar,  que llegue la divina providencia sin merecerla y sin conocerla, este es el desconcierto.

Pero hablemos de la prostitución que es lo que nos ocupa esta página.  Si la samaritana, tuvo 7 maridos en ese tiempo y no la tildaron de prostituta, es porque tenía que cumplir con la ley de la carne.  Igual que Raab, la que desvió a los enemigos de Jesús, ella era prostituta y no murió como lo mandaba la ley de entonces. Hoy las prostitutas son atropelladas y muertas como si fueran animales raros. Pero esto tiene su historia. La mujer no ha sido reconocida como abuela, como madre, como hermana, como  esposa y como hija siendo esta más de la mitad de la humanidad. A las”  mujeres no las han dejado legislar y mucho menos gobernar, esto es discriminación  a las madres, así  sea la mamá del papa, rey y el más desvalido.

“Ya estamos frente a la cuestión inabordable hasta hoy para los códigos, para los que han hecho de la media  humanidad un esclavo, un juguete, a pesar de que sin esa media humanidad no podría haber nacido la otra mitad, que se quiere creer superior y apropiarse derechos que son comunes a la humanidad entera”

“El hombre está en el más grave error; pero la culpa, en todos los tiempos, la tienen las religiones, desde la más primitiva hasta la más moderna; pero la culpa es de la judaica y luego de la cristiana que se les había dado el secreto y el principio santo”.

“Los que han legislado, ¿en donde se han inspirado? En la conveniencia propia, en la materialidad, en el perjuicio, en el orgullo, en el desconocimiento absoluto del corazón humano y en la ignorancia absoluta de la fisiología de los seres, porque no se conocieron así propios y porque desconocían en absoluto el alto fin de los mundos y las humanidades”

“La situación de la mujer unida sin amor. Examinemos aquí a la mujer, unida en matrimonio, por cualquier causa sin amor. La mujer, unida sin amor en matrimonio, ha ocasionado, por su natural frialdad, el desvió del compañero, por las razones expuestas en el párrafo anterior, y producida esta, causa los efectos tristes que hemos visto y que nadie puede negar. Pero la mujer no tiene la libertad que el hombre le ha quitado y él se la abroga y busca la expansión que la naturaleza le impone. Sí, señores; la naturaleza impone, porque es ley que nadie puede eludir, ni nadie puede torcer ni desoír y menos burlar”

Efectos dolorosos del matrimonio impuesto. Los prostíbulos.  “Hemos visto los efectos terribles que causa la unión en matrimonio por imposición, sea por la conveniencia, sea por el prejuicio de cualquier clase, que es el infanticidio en todas sus fases, desde el uso de medios para burlar las leyes de la procreación hasta matar el feto y el infante; desde el abandono del recién nacido en medio del arroyo hasta depositándolo en la casa de baldón, y desde ésta hasta la cárcel y el patíbulo, después de una horripilante odisea y hacer la vergüenza de la sociedad; desde matar los sentimientos más nobles en el corazón de la mujer hasta desnaturalizarse la madre

La mujer en la vida pública, cumple un deber de justicia.  “¿Pensáis que este aserto es inmoral o contrario a las leyes divinas? No, mis hermanos. Pero hay tres clases de mujeres en la vida libre y una cumple su deber de justicia; las otras, unas son vuestras víctimas y las otras viciosas; y aunque estas dos últimas son víctimas de la maldad y de la ley social, las separo, porque sus cualidades son distintas”;  la primera es siempre una mujer desenvuelta e inteligente y de un hermoso corazón que no se corrompe; no puede ver miserias delante de ella ni es paria de la injustica y de la explotación es varonil y jovial.

La segunda mujer de la vida pública y del prostíbulo, es la virtuosa abandonada; la seducida, la entregada o comprada; sufre horriblemente y es una autómata sin conciencia; depende de la ama de casa y es tratada inhumanamente, porque es recelosa y huraña; es explotada miserablemente; no pone cuidado ni le importa nada, porque lleva en su corazón la desesperación de la vida; si es fecundada, se le hace abortar; en general, se enferman y se enloquecen y el hospital y el manicomio es su paradero.

La tercera mujer, la mujer viciosa, presenta otro aspecto muy diferente; pero ésta viene para castigo de los libertinos. Esta mujer es desvergonzada, astuta y todos sus actos son premeditados y se impone y aún se hace respetar con descoco y es terrible; no le importa los barullos; desea y promueve las francachelas, y derrocha las fortunas con la mayor frescura, gozándose en la ruina de sus admiradores; y si la esposa tuviera la debilidad de presentarse a pedir auxilio a la justicia o a pedirle cuentas de sus actos, pobre de ella puede que vuelva a su casa sin cabello y se quede sin marido y ni aún el juez a de encontrar causa, pues saben ellas todos los burladeros de la ley”.

Siguen las casas de comercio y de traición. Los prostíbulos aristocráticos y por la fuerza.  Y otras cositas que están en un código para la humanidad.

Respetuosamente

JAIME TORRES

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.