13 en Bogota

No es de negar que, como dice la wiki-pedia «la libertad religiosa existe en colombia desde el código de trabajo del indígena americano en tiempos de la colonia, sin embargo la Iglesia Católica Romana mantiene privilegios de facto ya que la mayoría de sus habitantes se declaran pertenecientes a dicha iglesia». Tampoco se debe negar que llegado el siglo XXI, aún el rechazo de cualquiera que se considere no catolico por ser malo o raro, y bueno por ser catolico, como es publicamente sabido, como nuestro presidente actual Alvaro Uribe. Y este es un punto de analisis critico, por cuanto si el representante de la nación, su mandatario tiene un culto o religión definida, a quienes representa deben tenerla como su ideología. No obstante, yo mas bien me preguntaría, y en terminos politicos, educativos y sociales ¿Donde terminan los derechos y la participación ciudadana del resto de cultos, creencias, religiones y maneras de pensar?. ¿Donde quedamos quienes de manera radical nos distanciamos de la religión y mantenemos una postura racionalista?.

Mas dificil de considerar la posición de quienes hacen de cualquier postura filosofica, principio o aun manera de pensar un culto, al alterar sus caracteristicas y objetivos para beneficiar lo que se entiende o se cree entender de dichos objetivos, principios e ideologias. ¿Hacia donde nos llevan estas acciones?, simplemente al fatidico hecho de saltar de un culto o creencia hacia otro reemplazandolo, pero sin salir del error que en el mantenemos. Las acciones y la divulgación incorrecta de los principios de la escuela, solo conllevan a un resultado: la destrucción sistematica de lo que esta promulga. Esto se representa en la percepción colectiva de la gente que desconoce esta doctrina, y que duramente la confunden con la que aparece en el programa de opinión que habla de espiritus…

Entonces, mas que discutir y argumentar y contraargumentar, la realidad conlleva a que debemos comprender un solo punto: no podemos defender lo que no entendemos del todo, aquello que creemos entender, pero que en plaza publica y frente a quienes la ley faculta para legislar y determinan los valores y fines determinados por la comunidad que les elige y les da poder, estos señores que al solo escuchar una discusión (para ellos) poco coherente, irracional, insulsa, y otros cuantos adjetivos despectivos, los cuales por ende reflejan el sentir comun de una comunidad en general hacia los principios de esta doctrina, minimizan, califican de cultista, de secta extraña, sin el provilegio de demostrar ni siquiera su profundidad, cada vez que hablamos, pues simplemente no lo sabemos hacer, por lo que no nos van a escuchar. Considero, asi, que quien lea este escrito no podrá alegar haberse sentado frente a un mandatario de ningun país y discutido politicamente las implicaciones de la consideracion de inclusion social como filosofia en la enseñanza academica secundaria y profesional del Espiritismo Luz y Verdad.

Sin embargo, esto si sucede con gran impacto en la Religion Catolica, siendo pues ley, que cualquier estudiante en miercoles de ceniza se coloque en la frente la cruz, que tenga una materia llamada religion donde el 90% del tiempo se hable de cristianismo, se lea la biblia, y se vaya a misa como parte del curriculum academico. ¿Cuan util seria, siquiera la consideración de la labor del espiritu en el aprendizaje, ya sea como consideración de factor probable de la inteligencia humana. Pero mas vale aguantarse un sermon con muy poco sentido de una o dos horas que un cuarto de hora de analisis racional acerca del espiritu y sus implicaciones en la vida desde un punto de vista material.

¿Quien podría lograr esto? Acaso un maestro de luz? o quizas nosotros mismos, tras años de estudio y amplio conocimiento de esta doctrina, empoderados de sus principios y objetivos; empapados de sus fundamentos y con vastos conocimientos de lo que desde la historia le construye, de manera que en discusion academica con teologos, filosofos, y demas especialistas en el conocimiento, podamos arrasar el materialismo cronico que les enceguece y le demos el valor publico a la doctrina para que esta llene de luz los espacios del haber social.

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.