12 en Bogota

La pascua de la libertad nos recuerda varios de los acontecimientos realizados en nuestro mundo, y el gran progreso que ha tenido la humanidad en escasos 58 siglos, desde la venida de la familia adámica, hasta nuestros días.

Es importante recordar el grado de evolución en el cual nos encontraron estos maestros; éramos esclavos y esclavistas, solo reinaba la fuerza bruta, éramos antropófagos, es decir nos devorábamos entre nosotros mismos, no teníamos ni la menor idea del respeto que nos debíamos tener los unos a los otros, obrábamos como salvajes. Es por eso que el primer día de la Pascua de la Libertad se rememora la época de la esclavitud.

El segundo día de la pascua, nos recuerda un aniversario más del natalicio del Maestro Jesús de Nazareth, quien vino a enseñarnos sus doctrinas revolucionarias del Amor, el respeto y la libertad. Su existencia como hombre y las doctrinas que predicó fueron mistificadas por las religiones: su nacimiento fue el 4 de diciembre y no el 25; no nació en una pesebrera donde comen los animales sino en una gran casa en Nazareth, y no en Belén. Según las religiones, Jesús nació por obra y gracia del Espíritu Santo, sacándolo de la ley natural, por la cual todo hombre nace por la unión del hombre y la mujer, y con los dolores de parto, como toda mujer que tiene hijos, pues su madre, María de Nazareth tuvo 7 hijos con su esposo, José el Carpintero siendo en su orden, Jesús, Efraín, José, Elizabeth, Andrea, Ana y Jaime. El Asesinato del maestro Jesús lo toman como un deber de lavar los pecados de la humanidad con su propia sangre, ¡Que embuste!, es bien sabido por la historia y aun por la misma Biblia que lo mataron los sacerdotes por miedo a que les descubrieran todas las mentiras con las que engañaban a la humanidad ignorante.

El tercer día de la Pascua, se rememora la desencarnación del maestro Francisco Xavier, fundador de la Compañía de Jesús que revoluciono y anulo en alto grado a la religión católica. Por su gran sabiduría y alto grado de progreso es llamado en la cosmogonía Espíritu de Verdad, maestro de maestros y gobernador de 7 ½ nebulosas y nuestro mundo es gobernado por este gran maestro.

El 6 de diciembre recordamos un aniversario más de la desencarnación del maestro Joaquín Trincado Mateo, fundador de la Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal, el 20 de septiembre de 1911; fue designado como Juez y juzgo a la humanidad de la tierra el 5 de Abril de 1912. Durante la estadía en esta existencia su trabajo fue arduo, puesto que dejo escritas las doctrinas del Espiritismo Luz y Verdad en diferentes libros que ya son conocidos y leídos en todo el mundo. En el momento que desencarnó dejo varias cátedras en pleno funcionamiento en todo el mundo y que aún hoy perduran.

El gobierno del espiritismo lo asignó para que programara el proceso de evolución de nuestro mundo, y es así que en unidad en un grupo de maestros trazaron proyectos y estrategias que deberían aplicar de acuerdo a los estudios realizados con anterioridad, teniendo en cuenta el grado de progreso y el estado de ignorancia que se encontraba la familia primitiva.

La lucha fue bastante ardua y complicada tuvieron que aplicar mano dura por el salvajismo que reinaba; las armas que trajeron los misioneros para combatir la ignorancia, la aberración, la violencia y el despotismo fueron no más que el amor, la sabiduría y la maestría. Con estas armas combatieron a dos billones de espíritus primitivos, más de tres mil quinientos millones de espíritus expulsados de Neptuno, donde fue celebrado el juicio de mayorías, y a hermanos por supremáticos y rebeldes fueron expulsados a la tierra, en los momentos en los cuales el mundo se debatía entre la ignorancia y la violencia.

La familia primitiva ha sido siempre muy rebelde y agresiva; cuando vinieron los hermanos misioneros a ayudarnos y educarnos, y a traer el progreso, lo único que hicimos fue agredirlos, maltratarlos y desencarnarlos muchas veces, sin ser conscientes de todo el bien que recibíamos de ellos.

Si bien observamos el progreso de hace 58 siglos hasta estos momentos, debemos estar muy agradecidos con nosotros mismos y con todos los hermanos que han venido de otros mundos a trabajar hombro a hombro con nosotros, y en estos momentos el progreso material ha llegado al máximo.

No podemos decir lo mismo del progreso espiritual, ya que todavía hay mucho odio, venganza y mucho antagonismo: no hemos podido comprender el mandato “Amarnos los unos a los otros como hermanos que somos, hijos del mismo y único creador”.

Isabel Ariza

 

La pascua de la libertad nos recuerda varios de los acontecimientos realizados en nuestro mundo, y el gran progreso que ha tenido la humanidad en escasos 58 siglos, desde la venida de la familia adámica, hasta nuestros días.

Es importante recordar el grado de evolución en el cual nos encontraron estos maestros; éramos esclavos y esclavistas, solo reinaba la fuerza bruta, éramos antropófagos, es decir nos devorábamos entre nosotros mismos, no teníamos ni la menor idea del respeto que nos debíamos tener los unos a los otros, obrábamos como salvajes. Es por eso que el primer día de la Pascua de la Libertad se rememora la época de la esclavitud.

El segundo día de la pascua, nos recuerda un aniversario más del natalicio del Maestro Jesús de Nazareth, quien vino a enseñarnos sus doctrinas revolucionarias del Amor, el respeto y la libertad. Su existencia como hombre y las doctrinas que predicó fueron mistificadas por las religiones: su nacimiento fue el 4 de diciembre y no el 25; no nació en una pesebrera donde comen los animales sino en una gran casa en Nazareth, y no en Belén. Según las religiones, Jesús nació por obra y gracia del Espíritu Santo, sacándolo de la ley natural, por la cual todo hombre nace por la unión del hombre y la mujer, y con los dolores de parto, como toda mujer que tiene hijos, pues su madre, María de Nazareth tuvo 7 hijos con su esposo, José el Carpintero siendo en su orden, Jesús, Efraín, José, Elizabeth, Andrea, Ana y Jaime. El Asesinato del maestro Jesús lo toman como un deber de lavar los pecados de la humanidad con su propia sangre, ¡Que embuste!, es bien sabido por la historia y aun por la misma Biblia que lo mataron los sacerdotes por miedo a que les descubrieran todas las mentiras con las que engañaban a la humanidad ignorante.

El tercer día de la Pascua, se rememora la desencarnación del maestro Francisco Xavier, fundador de la Compañía de Jesús que revoluciono y anulo en alto grado a la religión católica. Por su gran sabiduría y alto grado de progreso es llamado en la cosmogonía Espíritu de Verdad, maestro de maestros y gobernador de 7 ½ nebulosas y nuestro mundo es gobernado por este gran maestro.

El 6 de diciembre recordamos un aniversario más de la desencarnación del maestro Joaquín Trincado Mateo, fundador de la Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal, el 20 de septiembre de 1911; fue designado como Juez y juzgo a la humanidad de la tierra el 5 de Abril de 1912. Durante la estadía en esta existencia su trabajo fue arduo, puesto que dejo escritas las doctrinas del Espiritismo Luz y Verdad en diferentes libros que ya son conocidos y leídos en todo el mundo. En el momento que desencarnó dejo varias cátedras en pleno funcionamiento en todo el mundo y que aún hoy perduran.

El gobierno del espiritismo lo asignó para que programara el proceso de evolución de nuestro mundo, y es así que en unidad en un grupo de maestros trazaron proyectos y estrategias que deberían aplicar de acuerdo a los estudios realizados con anterioridad, teniendo en cuenta el grado de progreso y el estado de ignorancia que se encontraba la familia primitiva.

La lucha fue bastante ardua y complicada tuvieron que aplicar mano dura por el salvajismo que reinaba; las armas que trajeron los misioneros para combatir la ignorancia, la aberración, la violencia y el despotismo fueron no más que el amor, la sabiduría y la maestría. Con estas armas combatieron a dos billones de espíritus primitivos, más de tres mil quinientos millones de espíritus expulsados de Neptuno, donde fue celebrado el juicio de mayorías, y a hermanos por supremáticos y rebeldes fueron expulsados a la tierra, en los momentos en los cuales el mundo se debatía entre la ignorancia y la violencia.

La familia primitiva ha sido siempre muy rebelde y agresiva; cuando vinieron los hermanos misioneros a ayudarnos y educarnos, y a traer el progreso, lo único que hicimos fue agredirlos, maltratarlos y desencarnarlos muchas veces, sin ser conscientes de todo el bien que recibíamos de ellos.

Si bien observamos el progreso de hace 58 siglos hasta estos momentos, debemos estar muy agradecidos con nosotros mismos y con todos los hermanos que han venido de otros mundos a trabajar hombro a hombro con nosotros, y en estos momentos el progreso material ha llegado al máximo.

No podemos decir lo mismo del progreso espiritual, ya que todavía hay mucho odio, venganza y mucho antagonismo: no hemos podido comprender el mandato “Amarnos los unos a los otros como hermanos que somos, hijos del mismo y único creador”.

Isabel Ariza

La pascua de la libertad nos recuerda varios de los acontecimientos realizados en nuestro mundo, y el gran progreso que ha tenido la humanidad en escasos 58 siglos, desde la venida de la familia adámica, hasta nuestros días.
Es importante recordar el grado de evolución en el cual nos encontraron estos maestros; éramos esclavos y esclavistas, solo reinaba la fuerza bruta, éramos antropófagos, es decir nos devorábamos entre nosotros mismos, no teníamos ni la menor idea del respeto que nos debíamos tener los unos a los otros, obrábamos como salvajes. Es por eso que el primer día de la Pascua de la Libertad se rememora la época de la esclavitud.
El segundo día de la pascua, nos recuerda un aniversario más del natalicio del Maestro Jesús de Nazareth, quien vino a enseñarnos sus doctrinas revolucionarias del Amor, el respeto y la libertad. Su existencia como hombre y las doctrinas que predicó fueron mistificadas por las religiones: su nacimiento fue el 4 de diciembre y no el 25; no nació en una pesebrera donde comen los animales sino en una gran casa en Nazareth, y no en Belén. Según las religiones, Jesús nació por obra y gracia del Espíritu Santo, sacándolo de la ley natural, por la cual todo hombre nace por la unión del hombre y la mujer, y con los dolores de parto, como toda mujer que tiene hijos, pues su madre, María de Nazareth tuvo 7 hijos con su esposo, José el Carpintero siendo en su orden, Jesús, Efraín, José, Elizabeth, Andrea, Ana y Jaime. El Asesinato del maestro Jesús lo toman como un deber de lavar los pecados de la humanidad con su propia sangre, ¡Que embuste!, es bien sabido por la historia y aun por la misma Biblia que lo mataron los sacerdotes por miedo a que les descubrieran todas las mentiras con las que engañaban a la humanidad ignorante.
El tercer día de la Pascua, se rememora la desencarnación del maestro Francisco Xavier, fundador de la Compañía de Jesús que revoluciono y anulo en alto grado a la religión católica. Por su gran sabiduría y alto grado de progreso es llamado en la cosmogonía Espíritu de Verdad, maestro de maestros y gobernador de 7 ½ nebulosas y nuestro mundo es gobernado por este gran maestro.
El 6 de diciembre recordamos un aniversario más de la desencarnación del maestro Joaquín Trincado Mateo, fundador de la Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal, el 20 de septiembre de 1911; fue designado como Juez y juzgo a la humanidad de la tierra el 5 de Abril de 1912. Durante la estadía en esta existencia su trabajo fue arduo, puesto que dejo escritas las doctrinas del Espiritismo Luz y Verdad en diferentes libros que ya son conocidos y leídos en todo el mundo. En el momento que desencarnó dejo varias cátedras en pleno funcionamiento en todo el mundo y que aún hoy perduran.
El gobierno del espiritismo lo asignó para que programara el proceso de evolución de nuestro mundo, y es así que en unidad en un grupo de maestros trazaron proyectos y estrategias que deberían aplicar de acuerdo a los estudios realizados con anterioridad, teniendo en cuenta el grado de progreso y el estado de ignorancia que se encontraba la familia primitiva.
La lucha fue bastante ardua y complicada tuvieron que aplicar mano dura por el salvajismo que reinaba; las armas que trajeron los misioneros para combatir la ignorancia, la aberración, la violencia y el despotismo fueron no más que el amor, la sabiduría y la maestría. Con estas armas combatieron a dos billones de espíritus primitivos, más de tres mil quinientos millones de espíritus expulsados de Neptuno, donde fue celebrado el juicio de mayorías, y a hermanos por supremáticos y rebeldes fueron expulsados a la tierra, en los momentos en los cuales el mundo se debatía entre la ignorancia y la violencia.
La familia primitiva ha sido siempre muy rebelde y agresiva; cuando vinieron los hermanos misioneros a ayudarnos y educarnos, y a traer el progreso, lo único que hicimos fue agredirlos, maltratarlos y desencarnarlos muchas veces, sin ser conscientes de todo el bien que recibíamos de ellos.
Si bien observamos el progreso de hace 58 siglos hasta estos momentos, debemos estar muy agradecidos con nosotros mismos y con todos los hermanos que han venido de otros mundos a trabajar hombro a hombro con nosotros, y en estos momentos el progreso material ha llegado al máximo.
No podemos decir lo mismo del progreso espiritual, ya que todavía hay mucho odio, venganza y mucho antagonismo: no hemos podido comprender el mandato “Amarnos los unos a los otros como hermanos que somos, hijos del mismo y único creador”.

Isabel Ariza

 

La pascua de la libertad nos recuerda varios de los acontecimientos realizados en nuestro mundo, y el gran progreso que ha tenido la humanidad en escasos 58 siglos, desde la venida de la familia adámica, hasta nuestros días.
Es importante recordar el grado de evolución en el cual nos encontraron estos maestros; éramos esclavos y esclavistas, solo reinaba la fuerza bruta, éramos antropófagos, es decir nos devorábamos entre nosotros mismos, no teníamos ni la menor idea del respeto que nos debíamos tener los unos a los otros, obrábamos como salvajes. Es por eso que el primer día de la Pascua de la Libertad se rememora la época de la esclavitud.
El segundo día de la pascua, nos recuerda un aniversario más del natalicio del Maestro Jesús de Nazareth, quien vino a enseñarnos sus doctrinas revolucionarias del Amor, el respeto y la libertad. Su existencia como hombre y las doctrinas que predicó fueron mistificadas por las religiones: su nacimiento fue el 4 de diciembre y no el 25; no nació en una pesebrera donde comen los animales sino en una gran casa en Nazareth, y no en Belén. Según las religiones, Jesús nació por obra y gracia del Espíritu Santo, sacándolo de la ley natural, por la cual todo hombre nace por la unión del hombre y la mujer, y con los dolores de parto, como toda mujer que tiene hijos, pues su madre, María de Nazareth tuvo 7 hijos con su esposo, José el Carpintero siendo en su orden, Jesús, Efraín, José, Elizabeth, Andrea, Ana y Jaime. El Asesinato del maestro Jesús lo toman como un deber de lavar los pecados de la humanidad con su propia sangre, ¡Que embuste!, es bien sabido por la historia y aun por la misma Biblia que lo mataron los sacerdotes por miedo a que les descubrieran todas las mentiras con las que engañaban a la humanidad ignorante.
El tercer día de la Pascua, se rememora la desencarnación del maestro Francisco Xavier, fundador de la Compañía de Jesús que revoluciono y anulo en alto grado a la religión católica. Por su gran sabiduría y alto grado de progreso es llamado en la cosmogonía Espíritu de Verdad, maestro de maestros y gobernador de 7 ½ nebulosas y nuestro mundo es gobernado por este gran maestro.
El 6 de diciembre recordamos un aniversario más de la desencarnación del maestro Joaquín Trincado Mateo, fundador de la Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal, el 20 de septiembre de 1911; fue designado como Juez y juzgo a la humanidad de la tierra el 5 de Abril de 1912. Durante la estadía en esta existencia su trabajo fue arduo, puesto que dejo escritas las doctrinas del Espiritismo Luz y Verdad en diferentes libros que ya son conocidos y leídos en todo el mundo. En el momento que desencarnó dejo varias cátedras en pleno funcionamiento en todo el mundo y que aún hoy perduran.
El gobierno del espiritismo lo asignó para que programara el proceso de evolución de nuestro mundo, y es así que en unidad en un grupo de maestros trazaron proyectos y estrategias que deberían aplicar de acuerdo a los estudios realizados con anterioridad, teniendo en cuenta el grado de progreso y el estado de ignorancia que se encontraba la familia primitiva.
La lucha fue bastante ardua y complicada tuvieron que aplicar mano dura por el salvajismo que reinaba; las armas que trajeron los misioneros para combatir la ignorancia, la aberración, la violencia y el despotismo fueron no más que el amor, la sabiduría y la maestría. Con estas armas combatieron a dos billones de espíritus primitivos, más de tres mil quinientos millones de espíritus expulsados de Neptuno, donde fue celebrado el juicio de mayorías, y a hermanos por supremáticos y rebeldes fueron expulsados a la tierra, en los momentos en los cuales el mundo se debatía entre la ignorancia y la violencia.
La familia primitiva ha sido siempre muy rebelde y agresiva; cuando vinieron los hermanos misioneros a ayudarnos y educarnos, y a traer el progreso, lo único que hicimos fue agredirlos, maltratarlos y desencarnarlos muchas veces, sin ser conscientes de todo el bien que recibíamos de ellos.
Si bien observamos el progreso de hace 58 siglos hasta estos momentos, debemos estar muy agradecidos con nosotros mismos y con todos los hermanos que han venido de otros mundos a trabajar hombro a hombro con nosotros, y en estos momentos el progreso material ha llegado al máximo.
No podemos decir lo mismo del progreso espiritual, ya que todavía hay mucho odio, venganza y mucho antagonismo: no hemos podido comprender el mandato “Amarnos los unos a los otros como hermanos que somos, hijos del mismo y único creador”.

Isabel Ariza

 

La pascua de la libertad nos recuerda varios de los acontecimientos realizados en nuestro mundo, y el gran progreso que ha tenido la humanidad en escasos 58 siglos, desde la venida de la familia adámica, hasta nuestros días.

Es importante recordar el grado de evolución en el cual nos encontraron estos maestros; éramos esclavos y esclavistas, solo reinaba la fuerza bruta, éramos antropófagos, es decir nos devorábamos entre nosotros mismos, no teníamos ni la menor idea del respeto que nos debíamos tener los unos a los otros, obrábamos como salvajes. Es por eso que el primer día de la Pascua de la Libertad se rememora la época de la esclavitud.

El segundo día de la pascua, nos recuerda un aniversario más del natalicio del Maestro Jesús de Nazareth, quien vino a enseñarnos sus doctrinas revolucionarias del Amor, el respeto y la libertad. Su existencia como hombre y las doctrinas que predicó fueron mistificadas por las religiones: su nacimiento fue el 4 de diciembre y no el 25; no nació en una pesebrera donde comen los animales sino en una gran casa en Nazareth, y no en Belén. Según las religiones, Jesús nació por obra y gracia del Espíritu Santo, sacándolo de la ley natural, por la cual todo hombre nace por la unión del hombre y la mujer, y con los dolores de parto, como toda mujer que tiene hijos, pues su madre, María de Nazareth tuvo 7 hijos con su esposo, José el Carpintero siendo en su orden, Jesús, Efraín, José, Elizabeth, Andrea, Ana y Jaime. El Asesinato del maestro Jesús lo toman como un deber de lavar los pecados de la humanidad con su propia sangre, ¡Que embuste!, es bien sabido por la historia y aun por la misma Biblia que lo mataron los sacerdotes por miedo a que les descubrieran todas las mentiras con las que engañaban a la humanidad ignorante.

El tercer día de la Pascua, se rememora la desencarnación del maestro Francisco Xavier, fundador de la Compañía de Jesús que revoluciono y anulo en alto grado a la religión católica. Por su gran sabiduría y alto grado de progreso es llamado en la cosmogonía Espíritu de Verdad, maestro de maestros y gobernador de 7 ½ nebulosas y nuestro mundo es gobernado por este gran maestro.

El 6 de diciembre recordamos un aniversario más de la desencarnación del maestro Joaquín Trincado Mateo, fundador de la Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal, el 20 de septiembre de 1911; fue designado como Juez y juzgo a la humanidad de la tierra el 5 de Abril de 1912. Durante la estadía en esta existencia su trabajo fue arduo, puesto que dejo escritas las doctrinas del Espiritismo Luz y Verdad en diferentes libros que ya son conocidos y leídos en todo el mundo. En el momento que desencarnó dejo varias cátedras en pleno funcionamiento en todo el mundo y que aún hoy perduran.

El gobierno del espiritismo lo asignó para que programara el proceso de evolución de nuestro mundo, y es así que en unidad en un grupo de maestros trazaron proyectos y estrategias que deberían aplicar de acuerdo a los estudios realizados con anterioridad, teniendo en cuenta el grado de progreso y el estado de ignorancia que se encontraba la familia primitiva.

La lucha fue bastante ardua y complicada tuvieron que aplicar mano dura por el salvajismo que reinaba; las armas que trajeron los misioneros para combatir la ignorancia, la aberración, la violencia y el despotismo fueron no más que el amor, la sabiduría y la maestría. Con estas armas combatieron a dos billones de espíritus primitivos, más de tres mil quinientos millones de espíritus expulsados de Neptuno, donde fue celebrado el juicio de mayorías, y a hermanos por supremáticos y rebeldes fueron expulsados a la tierra, en los momentos en los cuales el mundo se debatía entre la ignorancia y la violencia.

La familia primitiva ha sido siempre muy rebelde y agresiva; cuando vinieron los hermanos misioneros a ayudarnos y educarnos, y a traer el progreso, lo único que hicimos fue agredirlos, maltratarlos y desencarnarlos muchas veces, sin ser conscientes de todo el bien que recibíamos de ellos.

Si bien observamos el progreso de hace 58 siglos hasta estos momentos, debemos estar muy agradecidos con nosotros mismos y con todos los hermanos que han venido de otros mundos a trabajar hombro a hombro con nosotros, y en estos momentos el progreso material ha llegado al máximo.

No podemos decir lo mismo del progreso espiritual, ya que todavía hay mucho odio, venganza y mucho antagonismo: no hemos podido comprender el mandato “Amarnos los unos a los otros como hermanos que somos, hijos del mismo y único creador”.

Isabel Ariza

 

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.