12 en Bogota
filosofia

Filosofía: del griego Philos, amor; y de Sophos, sabiduría; y así, filosofía dice, AMOR A LA SABIDURÍA. Ciencia que trata de la esencia, propiedades, causas y efectos de las cosas u objetos naturales: Filosofía moral: Ciencia que trata de la bondad y malicia de las acciones humanas y explica la naturaleza de las virtudes y los vicios individuales, colectivos y universales.

Filosofía Natural: la que investiga las leyes de la naturaleza.
Bajo estas definiciones lacónicas de la academia de la lengua, conocemos la sabiduría dividida en partes y ramas científicas, que ayudan al hombre aprendiz de sabio, a penetrar por partes en las cosas. Y si es provechoso para las inteligencias obtusas, acarrea retraso a las inteligencias finas, porque ha de pasar por los moldes hechos para el obtuso y significa un precioso tiempo perdido.

Todo eso es sistemático y es una traba al que nació filósofo, que lo manea, quitándole la libertad de volar como águila, para mirar de frente y de cerca la luz de la sabiduría; pero es a causa de la llamada historia de la filosofía, hecha precisamente, por los obtusos, porque les convenía que los inteligentes, los claros de percepción, no tuvieran libertad de mirar hondo y pensar alto, ni hablar claro: para lo cual, los obtusos por el hecho de su rusticidad de sentimientos y por ende de alma insensible a la verdadera moral, se agruparon y se agrupan aún hoy y aprovechan la fuerza bruta que necesariamente les da su rusticidad e insensibilidad y atacan como atacaron a los que rompieron el molde de los obtusos; y si fue necesario llevarlos a la muerte, no se vaciló, contra todo principio de moral y libertad y luego se justificaron con decir “Conviene que muera uno, para salvar al pueblo”.

Así, vemos hoy con cuánta ira, fanatismo y refinamiento es afrentado y crucificado Jesús filósofo moralista, porque su moral, llevaba la revolución a la moral religiosa y de los supremáticos sacerdote, que, luego seguirían otros crímenes no menores para tapar aquel, ya que no importan los medios; porque, todos son buenos para el obtuso, con tal de llegar al fin que persigue; y será el fin, el que origine el principio.
Pasó ignorado Antulio, fundador de la escuela filosófico-astronómica, sacrificado por Euríspides, el del Amor bestial, cínico y corruptor del tierno corazón de Iris, anestesiada por areópago, para calumniar a su sabio Esposo: y en su presencia, es obligado a beber la cicuta y dice a su esposa al caer, “Te perdono”; había comprendido la flaqueza de su mujer, ante la maldad del envidioso Euríspides. ¿Cómo se libra éste de la justicia de la crítica hasta hoy? Pues, negándole a la historia el hecho y la verdad.
Sabemos hoy en verdad, que, lo que ocasiona la muerte de Sócrates, es el deseo no satisfecho de la impúdica princesa del Epiro. Sin embargo. No lo dice la historia; porque los obtusos del Areópago, que entre más de 500 jueces no pudieron acallar, ni rebatir, una sola de las sentencias y máximas morales del filósofo espiritual, y dicen: “Es peligroso para la juventud conviene que muera”

¿Buscaré más pruebas para decir, que no hay historia de la filosofía y que por lo tanto, los fragmentos escritos no son la verdad y no pueden ser más que error, lo que los pseudo-filósofos o filosofastros, entregan como texto a las juventudes? ¿Iré a meterme en el laberinto religioso? Allí no hay más que falacia y fantasía del bien y realidad del mal; el crimen es el secreto dogmático, revestido con la caridad, virtud impúdica y descocada y siempre verdugo del amor, única y suprema ley. ¿Escudriñaré con mejores resultados la historia llamada civil? Perdería el tiempo, desde que la moral cívica o del pueblo, no puede ser otra que la de los educadores, y estos, fueron hasta ayer descubiertamente u oficialmente las religiones y aún hoy, infiltran los muros de las universidades y no hay otra moral que la inmoral religiosa en la historia.

Acabemos pues, y confirmemos que, la historia, que el pueblo tiene, son un vivero de errores: y como hasta hoy, la filosofía es hecha por los datos de la historia; ésta es error, y sirviendo de causa a los textos de la filosofía, como efecto de un error, no puede ser más que error.

Llegan rumores ventrílocuos ; acaso fui demasiado lejos en mi afirmación; pero que los desmientan los protestantes; que rumoreen los obtusos; pero no podrán hacer que sus chatas esquinas, resistan la fuerza de la verdad; y es ´porque la verdad, en todo su rigor acusador es Amor “Filos” y el filo cuando lleva por armadura la sabiduría “Sophos”, corta lo obtuso, lo redondo y lo cuadrado, aunque lo quieran proteger con acero y con diamante, porque la filosofía, es, como la electricidad, fría en si misma pero que cerrándole el paso, se eleve a temperatura hasta más allá de la resistencia y funde todo lo le estorba.

He aquí representada la imagen viva, dócil, dúctil, pero omnipotente de la filosofía y de aquí se ha de empezar la verdadera historia de la filosofía y serán estos cursos, las primeras páginas.

Filósofo Humanista Español
JOAQUIN TRINCADO MATEO*
Tomado literalmente de:
Libro Filosofía Austera Racional, Primera parte.

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.