15 en Bogota

Leyes divinas. 

La primera ley divina es el amor. En esta ley de amor, están todas las leyes divinas. La ley de amor está impresa en el espíritu, para que él las imprima en todas las cosas de sus  obras.

El espíritu, como la ley es sencillo, y la ley de afinidad le pone  o coloca cada una de las cosas para que el las utilice y les de vida demostrativa; ya que el espíritu tiene en su alma la esencia de las esencias  de los tres reinos para que los domine y los ordene.El espíritu encerrado en el  alma, no hace nada para demostrar trabajo u obras  entonces tiene que fabricar  su herramienta  cuerpo.

El espíritu por toda la eternidad tiene que trabajar para poder dominar  o educar instintos que son irracionales, que hay en la creación, todo esto lo tiene en su alma y el primer instinto que dominó en cada mundo y en cada existencia irá a la cabeza y este dominará.

No todos los espíritus  corren con la misma suerte por sus grados de progreso material; se traban en luchas religiosas, sacando a relucir sus armas instintivas. Nacen entonces  las pasiones que antes fueron instintos trabandose en guerras y derramamiento de la sangre del hermano, comenzandose así una deuda a la creación.

En este desconcierto, sin orden ni compensación nos hemos hecho daño,  todo esto lo vio el investigador, y legisló para hacer justicia.  Todo esto ya pasó en la tierra y se pesaron el haber y el debe. Pero hoy todavía hay residuos de todo eso que pronto serán quitados.

El maestro dice que era necesario relatar los hechos que suceden en los mundos y que aquí  ya pasaron, para que tengamos una luz y se puedan apreciar  las leyes del espíritu. El maestro dice tambien, que  el espíritu no es de un  mundo,  ni tiene su vida ni su goce en un mundo, porque los mundos no son su patria. Entonces yo no soy de este mundo.  Pero es mi heredad, para trabajar, es una parcela para sembrar mis flores y hacer un jardín.  En el espiritismo estudiado dice: la patria del espiritismo es todo el universo. Plural.

El trabajo de la ley de afinidad, en los mundos de expiación, es muy intenso, porque en cada mundo la humanidad o las humanidades están pagando las deudas y las más intrincadas, son las de vidas cortadas. Como el cuerpo y el alma son, y tienen instintos animales, el goce de la materia es ley. Este goce lleva a los hombres a la deuda y se matan por celos que es una fuente de deudas por el apasionamiento que es tolerado por el celibato Que la ley humana no puede controlar, esto es lo que pasa en los mundos de expiación.

 Estudiando las leyes del espíritu, es necesario contemplar adonde hemos llegado; a la desgracia del celibato, con leyes de abuso, leyes irracionales animalizadas que no se compaginan con las leyes divinas y por un momento puede fracasar la ley de afinidad.  Causa por la que puede ser expulsado o expulsados los espíritus a sus moradas afines.

El amor de la materia carne cumple con su ley porque es el reconocimiento a su trabajo y es el eslabón cadena o engarce entre los seres y podemos nacer y cumplir con las leyes del espíritu, que entre otras cosas le impera la creación de los mundos para poder cumplir su misión encomendada por nuestro padre. La ley que prima en los mundos y los cuerpos está ligada a la ley de amor que es la patente del espíritu.

Las cuatro leyes de afinidad, justicia, igualdad y compensación, no pueden fallar pero se toman su tiempo por las diferencias que pueden haber en las clases, castas y razas porque cada una tiene sus instintos pasiones y concupiscencias que llegaron hasta el celibato que es negación al creador y a la creación.

1024 a 1912. Estos mil años bastaron antes del juicio, para que la humanidad se desequilibrara y se endeudara pero que lo que estaba con el dominio del catolicismo que construyó seminarios, conventos y más hospitales en donde recluir a sus anti-naturales negadores de la ley divina o de amor que están impresas en cada espíritu que es la procreación por medio de la reencarnación.

Lo más grave del celibato, fue someter y desnaturalizar a la mujer, prostituyéndola y aún ella tiene que responder por los hijos del los irresponsables que viven como reyes. Esta holgazanería convierte el  instinto en pasión porque el alma oprime al espíritu y es consecuencia de que haya hijos sin padres conocidos imagen de las leyes humanas llenas de pasiones y engaño que es causa del desequilibrio en los mundos y se suceden los hundimientos y los cataclismos para sanar conciencias y no hacer más daño.

El espíritu debe pasar por todas esas hecatombes con sus desaciertos para poder purificar materia: este párrafo tiene de todo, de tristeza, saber por todo y por donde hemos pasado, pero también de alegría porque hemos cumplido y si no, no estuviéramos aquí.

X JAIME TORRES

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.