19 en Bogota

Con el paso del tiempo, conocemos personas y personajes que tienen desde las más diversas posiciones frente a la vida y a la realidad, las cuales, inclusive intentando entenderlas de la manera más neutral y analítica no dejan de ser paradójicas.

Es así como es difícil llegar a entender a aquellos que tras décadas de pertenecer a la iglesia católico apostólica, o a cualquier variación cristiana, llegan a la escuela por diversas razones a estudiar «Espiritismo Luz y Verdad«, y considerar que ese fuerte rasgo y condición religiosa previa se extinga de tajo, tras algunos años de estudio. Esto, es algo que he considerado como un espejismo, hablando de manera hipotética. De hecho, los hábitos, reacciones, disertaciones y concepciones de todo no dejan de tener tal matiz. Esto es notorio al concebir la perspectiva dogmatica dentro de la doctrina de la escuela; una característica que se hizo visible durante la ultima década y los principios de siglo. Simplemente es algo que hoy, tras haberlo llevado a la luz de la razón, evidentemente no podemos negar.

Por otro lado encontramos personas que a través de sus continuos estudios de la doctrina del espiritismo, aún desde su infancia, nunca lograron en realidad entender sus principios, mucho menos la estructura de la misma, y al no entenderla la concibieron como una organización poco atractiva para sus intereses y la han abandonado, relegándose luego a cualquier tendencia religiosa, donde les resultó más fácil y fiable el hecho de creer, que entender y comprender. Llevados aquellos por ese principio caen dentro de los espejismos de la ceguera religiosa, y se centran en ello por la mayor parte de su existencia, o quizás durante el resto de su presente existencia. Quizás reprochable, quizás no. Esto lo plantearé mas adelante.

Finalmente, me atrevo a localizar un tercer grupo, el más discutible diría yo, y para muchos inexistente, que es el de quienes son simpatizantes, adeptos, etc. (por no herir susceptibilidades), quienes con amplio conocimiento de la doctrina del Espiritismo Luz y Verdad, y amplios conocimientos de la Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal y posando de grandes espiritistas asumen que o bien poseen la facultad de comunicación con Maestros de Luz, o de que ellos mismos lo son. Esto es evidente tras dar una escasa lectura a supuestas comunicaciones de Jesús de Nazaret, María de Nazaret, entre otros… y hago hincapié allí porque ¿Luego que, para lograr tal tipo de comunicaciones no se necesita un alto grado de progreso, el cual haga posible una comunicación de ese nivel? ¿Acaso, tras conocer al médium comunicante, y a los presentes en la sesión no basta para determinar que con muy pobres niveles tanto de capacidad medianimica e intelectual, actitudinal, física y emocional que garanticen una real comunicación espirita de un Espíritu de Luz, las cuales no estaban presentes en esos momentos, podemos siquiera dudar que por bonitas que parezcan las frases estas denuncian que claramente no son de un maestro de luz, sino fingidas con un alto nivel de probabilidad?

Adicionalmente a lo anterior, encontramos una trifulca o fuerte discusión en cuanto a la legitimidad del Maestro Nato y Director Regional…¿?, dentro de lo cual a la fecha, la capacidad, calidad y grado de progreso necesario en cualquiera de aquellos que igualmente le permitiera llevar la Escuela a peldaños más altos dentro de la sociedad, un nivel de divulgación, personificación de la doctrina en el individuo que representa a la institución (sin repetir que aunque sean lo mismo, no lo son) bajo los más altos grados de moral y capacidad intelectual que denoten la universalidad de la misma desde el individuo que la representa. Y… hoy fines de año 2009 E.A., con una Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal, casi desconocida por la mayor parte de los habitantes encarnados en este momento en el planeta tierra, y tras el espejismo del Maestro Nato inexistente para aquellos quienes desde un punto de vista neutral la ven e identifican en la Escuela la institución (más desconocen la doctrina), como los entes jurídicos y legales de por lo menos la Republica de Colombia (no puedo aseverar lo mismo del resto del mundo), e igualmente invisible e intangible por aquellos que aun hacen parte de la Escuela de una u otra manera como estudiantes, seguidores, adeptos, simpatizantes, adherentes, etc. cuyo grado de entendimiento de la doctrina los lleva a cuestionarse ese vacio tan profundo, a través de la determinación del mismo principio en su cuerpo de doctrinas, y notan que en ultimas, quizás una mala interpretación del principio llevó a la figura a ser un símil del «Papa de la Sagrada Iglesia Católica». Recuerden por favor, que esta ultima aseveración en mi punto de vista personal.

Y para sustentar el punto del espejo en esta ultima aseveración mía, hago la simetría en referencia: El Papa es el siervo de los siervos de Dios; el vicario del Cristo; obispo de Roma y sucesor de San Pedro, le toca ser el principio y fundamento perpetuo y visible de la unidad, tanto de los obispos, como de la muchedumbre de los fieles. A él le corresponde confirmar en la fe a todos sus hermanos, es decir a todos los católicos. ¿Pero… como sabemos que es quien el elegido o llamado? ¿Lo elige el Dios Cristo? (La verdad, siempre pensé que según esta religión, lo elegía el Cristo mismo, dado el nivel jerárquico…). Pues bien, este es elegido a puerta cerrada y bajo criterios no tan claros por «el colegio Cardenalicio», votando en papeletas y quemándolas para producir el humo mágico negro… Ósea a través de papelitos basados en criterios no claros.

Antes de desencarnar el Maestro Joaquín Trincado definió el método para determinar su sucesor en tan ardua labor. Así fue asignado el termino de Maestro Nato, es decir conocedor a fondo de la doctrina desde «pañales» y naciendo con esa misión en especifico. De esta manera el asignó dicha labor Juan Donato Trincado, tras sucederlo en esta labor Mercedes Riglos de Trincado; Una ves ambos han desencarnado, nada ha quedado claro. El principio de «nato», no me queda particularmente claro, puesto que si ha nacido para ello, porque solo un papelito ha de haber definido quien era el nuevo Maestro Nato (aclaro que enfatizo solo en el término de maestro Nato). Papelito de cualquier denominación o categoría, que no ha dejado de tener criterios que por lo menos a mi, no me parecen claros. ¿Designó este cargo a alguien el Espíritu de Verdad, o el Consejo Superior de Justicia, o el mismo Juez? ¿Quien puede certificar esto con un 100% de seguridad? El resultado ha hablado por si solo, y como hay voces de parte y parte que gritan ¡Infamia! (Quizás parecido a como se cita en el Discurso del Obispo Strossmayer); solo en el éter está la palabra verdadera de los hechos, en los espíritus que dan fe viva de la verdad que hace eco en el espacio vibrando por el mismo éter y causando mucho pesar y dolor en los Verdaderos Maestros de Luz quienes luchan por hacer ver la verdad a aquellos enceguecidos por la codicia, malicia y mala intención de otros, mientras que con palabras fingidas y socarronas en la tierra reafirman un hecho, que se cae del peso por los resultados de las acciones. Un espejo que refleja imágenes al revés.

En resumen, a través del camino, podremos siempre ver que a lado y lado habrán espejos y espejismos; y siendo muchas veces la realidad confusa, exigiéndonos esa realidad realizar análisis racionales y estudio contínuo de la vida misma, no faltará cuando el espejismo se nos haga parte de la realidad y pensemos vivir felices en ella, no obstante esto no hará nunca que el espejismo sea realidad. Esta exigencia ha de llevarnos a concebir más allá la doctrina del Espiritismo Luz y Verdad, a través de nuestras acciones, nuestras vidas cotidianas, las influencias a nuestro alrededor.

No escribo este articulo para ofender a nadie, sino para ponernos en perspectiva de cuanto análisis hemos hecho y que tanto comprendemos del Espiritismo Luz y Verdad.

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.