13 en Bogota

Un punto critico para el análisis de quienes estudiamos esta doctrina es comprender el hecho que somos hermanos, y tal hecho nos confronta con el deber de tratar, respetar y apreciar a quienes nos rodean bajo dicho principio.

La fraternidad humana, presupone la actitud de disposicion y correspondencia con nuestros hermanos a distintos niveles; algunos alguna vez mencionaron los principios del altruismo,por medio del cual las personas realizan acciones totalmente desinteresadas y sin expectativa alguna de retribución. Para los filosofos este tema ha consituido un aspecto de discusión amplia, porque se contrapone a tendencias naturales como el egoísmo, y cuya escencia parece radicar en la cultura y fundamentación moral/etica de las personas. Es un aspecto fundamental en la naturaleza humana, pero que requiere mas que voluntad un criterio bien establecido para llevarlo a la vida cotidiana.

La Fraternidad también, es el hecho de trabajar en unión por un objetivo común, a través del cual nuestros intereses se entrelazan. Aunque podemos trabajar en grupo por necesidad, o que nuestro antagonismo sea para o en contra de lo mismo, no implica que eso sea algo para unirnos. Es decir, el hecho de ir en un «Transmilenio» lleno de gente para el mismo lado, no nos hace fraternos. La comprensión de la igualdad, el respeto al otro, quizás, si.

Entonces comprendo que ver al hermano como tal, no es decirle la palabra, y que actuar de manera fraterna no es realmente fácil, pese a que se argumente es un asunto de voluntad. Comprender que la persona mas ruin, el genocida mas odiado y culpable de la muerte de nuestros hermanos consanguineos inclusive, ese perverso personaje «negro de hollin», es un hermano al cual debemos amar, no es fácil. Pero mucho mas dificil es tenerlo al lado, sabiendo lo que ha hecho, entendiendo que significa un riesgo para la comunidad y para nosotros mismos, y aun para sí mismo, y, ademas de todo tratarlo, respetarlo y amarlo como hermano. ¿Es acaso fraterno aquel comportamiento por el cual se asesinan a otros a nombre de un pueblo o ideología, arrazandola por ser opuesta o diferente, o menos favorable?. Pese a ello, es nuestro hermano, aunque poco o nada le guste.

Allí es donde uno comprende la grandeza de los maestros de luz que han venido a trabajar entre nosotros para llevarnos hacia el camino del progreso, y vemos su leccion altruista a traves de resultados  y no de palabrerias, su mano fuerte para castigar y corregir, pero con el suficiente amor que educa y restablece.

Aun mas complicado parece que consideremos tener el suficiente amor para llevar la fraternidad en cada acción y cada palabra, cuando aun por la sangre nos corre el remanente del yugo de la desigualdad y dominio, firmado por la religión, y las castas supremáticas: Pero de valor nos podemos llenar a veces, aun sea por lastima por aquellos que sufren y con acciones someras, o quizas poco sinceras llevamos nuestra voz de aliento impregnados del hálito de caridad.

¿ Como entonces llegaremos a la fraternidad humana de la tierra? Como entramos a la comuna de amor y ley, sin cumplir con ese requisito y mandato del Padre Creador?

Más delicado es que el engaño lo llevemos dentro de nosotros mismos, considerandonos fraternos, altruistas, hermanos, y como se ha vuelto comun, pretendiendo ir de la mano con el Juez del Padre Creador para que nos justifique, tal como sucede con el sacerdote de la religion que borra los pecados con dos oraciones y hace del mal, bien.

Creo que es necesario estudiar un poco mas el concepto de hermano, de su aplicación, y ser conscientes de como lo aplicamos en nuestras vidas, antes de pretender llevar esa voz a otros quienes quizás entiendan poco de fraternidad, pero sienten y sufren tanto como hermanos, que ven en nosotros y nuestro concepto de hermandad, un gran vacío.

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.